armendariz-escudoNarran los biógrafos y escritores de Fray Junípero Serra que este gran hombre, fue ante todo y sobre todo, un misionero, un apóstol de Cristo y de su evangelio. Todos los aspectos de su actividad se encaminaban a este único fin: extender el reino de Dios en la tierra. Tarea que no se limitaba a la catequesis y la administración de los sacramentos; abarcaba todo lo que entonces iba incluido en la llamada “policía cristiana”, o sea la civilización cristiana. (cf. Lino Gómez Canedo, Evangelización cultura y promoción social, Editorial Porrúa, 647). Realidad que nos llena de profunda alegría, y nos anima a seguir trabajando por el anuncio del evangelio.

En el momento histórico que nos está tocando vivir, necesitamos de testimonios creíbles que nos impulsen a seguir llevando adelante la tarea que Cristo nos ha encomendado. Es mi deseo que las jóvenes generaciones conozcan la persona de este gran hombre, que los agentes de pastoral en las parroquias y en las comunidades, se inspiren en su ejemplo para realizar y desempeñar con amor su servicio en la Iglesia, que cada uno de los consagrados y consagradas de nuestra Diócesis viviendo los consejos evangélicos a ejemplo de Fray Junípero Serra, incluso en la lejanía y en la soledad de su servicio, renueven su compromiso para seguir siendo signo de esperanza, que los sacerdotes sin escatimar nada sean promotores de una cultura cristiana sólida.

Estando próxima la canonización de este gran discípulo misionero y, como parte de la preparación que como Diócesis queremos hacer para este gran acontecimiento, hemos querido elaborar estos trabajos y actividades que buscan impregnarnos del espíritu juniperiano, con la finalidad de que cada uno de nosotros nos decidamos por la causa de Cristo.

Les animo para que las difundamos y las demos a conocer, en los equipos ‘ad hoc’ para la misión, entre los agentes parroquiales de pastoral, en los medios de comunicación y en todos aquellos medios con los que ahora contamos y tenemos a nuestro alcance.

Que la intercesión de este gran hombre de Dios Fray Junípero Serra, sea para nosotros un modelo para continuar evangelizando y haciendo creíble el reino de Cristo.

Fraternalmente en Cristo y María.

† Faustino Armendáriz Jiménez

Obispo de Querétaro